“En el epígrafe 674.4 se describe con detalle el concepto de «supermercado». También detalladamente se describe en el epígrafe 661.3 el concepto de «almacén popular». La tributación por uno u otro epígrafe viene determinada por la coincidencia existente entre el contenido real de la actividad que se desarrolle en el establecimiento y la descripción conceptual de dichos epígrafes, a la que nos hemos referido en el fundamento anterior, que corresponda, de las recogidas en los epígrafes de referencia. No podemos responder a la cuestión con interés casacional puesto para determinar por cual de los dos epígrafes deben tributar aquellos establecimientos comerciales que venden en autoservicios productos alimentarios y bebidas de forma preponderante junto con otro tipo de bienes de consumo que no constituyen un porcentaje alto, ni representan un surtido amplio ni profundo, ni tienen un carácter permanente, ni se ubican en secciones fijas sino que tienen un carácter marginal y ocasional, ha de estarse a la naturaleza material de actividad ejercida. En definitiva, nos hallamos ante una cuestión fáctica, que ha sido valorada por la sentencia dictada el 23 de enero de 2017 por la Sala de lo Contencioso-Administrativo, con sede en Málaga, del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, y ha concluido que en los establecimientos de LIDL a los que se refieren los actos recurridos existen secciones múltiples, la venta se realiza en autoservicio, se trata de un surtido amplio y poco profundo, la gama de precios es baja y el servicio es reducido, y, por ello, considera que dichos establecimentos deben tributar por el epígrafe del IAE 661.3. Esa valoración ni es arbitraria ni es irrazonable.”