Es esto lo que se dice en el preámbulo del Decreto Foral respecto de la materia que la norma regula:

“Mediante el presente Decreto Foral, por una parte, se modifica el Decreto Foral 6/2017, de 21 de febrero, al objeto de mantener la obligación de presentar la declaración informativa sobre cuentas financieras cuando las personas que ostenten la titularidad o el control de las cuentas financieras sean residentes de determinados países o jurisdicciones aun cuando no exista información concreta que comunicar, para facilitar el control del cumplimiento de la obligación de presentar dicha declaración informativa.

Por otra parte, se modifica el Decreto Foral 111/2008, que regula la obligación de informar sobre cuentas, operaciones y activos financieros para incluir la obligación de informar sobre el valor nominal de los valores negociados, al objeto de mejorar la gestión de los tributos.

Visto el informe emitido al respecto por el Servicio de Normativa Tributaria y el emitido por la Comisión Consultiva.”