Se ha tenido acceso a un Borrador de Proyecto de “Ley de Medidas Fiscales y de Fomento Económico en la Región de Murcia para el año 2012”, el cual dedica su artículo 6, dentro del Capítulo I (“Impuestos Medioambientales”) de su TÍTULO I (“TRIBUTOS PROPIOS”) a la creación y regulación de un nuevo impuesto supuestamente medioambiental, concretamente a la creación y regulación del “Impuesto sobre Instalaciones que Incidan en el Medio Ambiente de la Región de Murcia”.

Además de que no se trata, en verdad, de un auténtico tributo de carácter extrafiscal y finalidad medioambiental, el impuesto de referencia aparece regulado, en el borrador antes mencionado, de forma absolutamente caótica. Así, y a título meramente ejemplificador, cabe apuntar lo siguiente:

-Al regular el objeto del impuesto, el borrador alude a que el tributo grava el daño medioambiental que ocasiona “la realización de las actividades de producción, almacenaje o transformación de energía eléctrica, a través de las instalaciones y demás elementos patrimoniales afectos a las mismas”.
-Sin embargo, al especificar las instalaciones y elementos afectos el borrador alude a “las actividades de producción, almacenaje, transformación” y “transporte efectuado por elementos fijos del suministro de energía eléctrica”. ¿Quiere ello decir que el impuesto también grava las actividades de transporte y suministro de energía eléctrica?
-No parece que esa interrogante pueda despejarse en sentido afirmativo, ya que el borrador, al regular el hecho imponible del impuesto, vuelve a referirse, exclusivamente, a “las actividades de producción, almacenaje o transformación de energía eléctrica”.
-La confusión aumenta notablemente al ser regulada la base imponible del tributo, pues el borrador dispone que esa magnitud está constituida por “la producción bruta media de los tres últimos ejercicios expresada en Kw/h”.
-Y de confusión se pasa a caos cuando de regular la cuota tributaria se trata, pues, según el borrador, aquella resulta “de multiplicar la base imponible -producción- por 0,0018 euros”. ¿Existe “producción” en las actividades de almacenaje o transformación de energía eléctrica? Ni decir tiene que ese concepto, el de producción, es completamente ajeno a las actividades de transporte y suministro.

En fin, se está ante un engendro que, de existir algo de “dignidad jurídico-tributaria” en las autoridades murcianas, no debería ver nunca la luz en el periódico oficial correspondiente.

José Ignacio Rubio de Urquía