Se está ante un supuesto en el que al contribuyente le es concedida licencia municipal para realizar unas construcciones, practicándosele en ese momento la liquidación provisional del ICIO, cuyo importe ingresa. En la licencia concedida no se especifica el plazo de que dispone el interesado para iniciar dichas construcciones, dándose la circunstancia de que, por motivos empresariales, las construcciones no se realizan y el contribuyente solicita la devolución de lo indebidamente ingresado.

El Ayuntamiento deniega la solicitud, alegando que la misma se ha formulado fuera del plazo de cuatro años contado desde la fecha en que se realizó el ingreso indebido; y el contribuyente sostiene que el plazo de referencia debe computarse desde la finalización del plazo existente para llevar a efecto el inicio de las construcciones.

La complejidad del asunto radica en que la normativa reguladora del ICIO no señala en qué momento ha de iniciarse el cómputo del plazo para la devolución de ingresos indebidos, por un lado, y en que en la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento no se prevé el plazo dentro del cual han de dar comienzo las construcciones, por otro.

Confirmando la sentencia de un JCA recaída en el asunto, el TSJ de Canarias, sede de Santa Cruz de Tenerife, en sentencia de 25 de octubre de 2011, ha venido a establecer que, en ausencia de plazo en la licencia de obras para el inicio de las construcciones, se debe tomar como fecha para iniciar el cómputo del plazo de solicitud de devolución de ingresos indebidos el día fijado en la normativa urbanística aplicable para el inicio de las obras.

No es mala la solución, especialmente si se tiene en cuenta que la parquedad normativa del ICIO, unida a la gran casuística del tributo, aconseja establecer criterios que hagan efectiva la seguridad jurídica de los sujetos pasivos.

José Ignacio Rubio de Urquía