Se contempla un supuesto en el que en la pieza separada de medidas cautelares de un recurso deducido frente a un acto de liquidación tributaria, la AN atiende la solicitud de mantenimiento de la suspensión de dicho acto en vía jurisdiccional, previa aportación por el interesado de garantía bastante, pero la garantía exigida no es aportada. Transcurridos más de cuatro años desde la notificación del acuerdo de concesión de la suspensión, sin que durante todo ese tiempo la garantía fuese aportada, la Administración tributaria inicia la recaudación ejecutiva de la deuda tributaria por medio de la correspondiente providencia de apremio.

El interesado impugna ante la AN la providencia de apremio, a cuyo efecto alega que al no haberse aportado la garantía exigida, la deuda tributaria no ha estado suspendida NUNCA, por lo que, conforme al artículo 167.3.A) LGT, habiendo transcurrido más de cuatro años, debe entenderse que el derecho de la Administración para exigir el pago ha prescrito, siendo ésta, además, la doctrina de la propia AN.

En efecto, esa es la doctrina que ha venido manteniendo la AN hasta el presente momento, hasta la SAN de 10 de junio de 2013 (recurso nº 107/2011), según se reconoce expresamente en ésta, doctrina conforme a la cual: “si no se ha prestado la garantía no se perfecciona la suspensión, quedando expedita la ejecución del acto administrativo, por lo que se podía ejecutar el acto al no existir impedimento al respecto y porque de no hacerlo se podrían perjudicar los intereses generales mediante la institución de la prescripción al cobro”.

Ahora, en la citada AN de 10 de junio de 2013 se viene a decir que, en contra de ese criterio”, en referencia al que integra la doctrina anterior, “la falta de prestación de garantía es imputable a la parte y no puede beneficiarse de ello con el argumento de que la Administración podía ejecutar el acto, pues de lo contrario se produciría la prescripción del derecho al cobro”. ¡Qué bien! Un ejemplo más del régimen imperante de restricción de garantías.

José Ignacio Rubio de Urquía