Conforme a la nueva regulación del recurso de casación en el orden contencioso-administrativo (véase la NOTA DE ACTUALIDAD 269), y según quedó indicado al final de la NOTA DE ACTUALIDAD 270, en todo caso, para que el recurso de casación sea admitido, es necesario que la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, o del Tribunal Superior de Justicia de que se trate, estime que el mismo presenta interés casacional objetivo para la formación de jurisprudencia (art. 88.1 LJCA).

Así, el “Tribunal de casación” puede apreciar que existe interés casacional objetivo, entre otras circunstancias (art. 88.2 LJCA):

-Cuando la resolución que se impugna fije, ante cuestiones sustancialmente iguales, una interpretación de las normas de derecho estatal o de la Unión Europea en las que se fundamenta el fallo contradictoria con la que otros órganos jurisdiccionales hayan establecido (art. 88.2.a) LJCA).

-Cuando la resolución que se impugna siente una doctrina sobre las normas de derecho estatal o de la Unión Europea en las que se fundamenta el fallo que pueda ser gravemente dañosa para los intereses generales (art. 88.2.b) LJCA).

-Cuando la resolución que se impugna afecte a un gran número de situaciones, bien en sí misma o por trascender del caso objeto del proceso (art. 88.2.c) LJCA).

-Cuando la resolución que se impugna resuelva un debate que haya versado sobre la validez constitucional de una norma con rango de ley, sin que la improcedencia de plantear la pertinente cuestión de inconstitucionalidad aparezca suficientemente esclarecida (art. 88.2.d) LJCA).

-Cuando la resolución que se impugna interprete y aplique aparentemente con error y como fundamento de su decisión una doctrina constitucional (art. 88.2.e) LJCA).

-Cuando la resolución que se impugna interprete y aplique el Derecho de la Unión Europea en contradicción aparente con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia o en supuestos en que aun pueda ser exigible la intervención de éste a título prejudicial (art. 88.2.f) LJCA).

-Cuando la resolución que se impugna resuelva un proceso en que se impugnó, directa o indirectamente, una disposición de carácter general (art. 88.2.g) LJCA).

-Cuando la resolución que se impugna resuelva un proceso en que lo impugnado fue un convenio celebrado entre Administraciones públicas (art. 88.2.h) LJCA).

-Cuando la resolución que se impugna haya sido dictada en el procedimiento especial de protección de derechos fundamentales (art. 88.2.i) LJCA).

Los términos en los que aparece redactado el artículo 88.2 LJCA hacen entender que, junto a las circunstancias hasta aquí relacionadas, pueden existir otras que permitan al “Tribunal de casación” estimar la concurrencia en el caso de interés casacional objetivo para la formación de jurisprudencia.

Además, se presume que existe interés casacional objetivo (art. 88.3 LJCA):

-Cuando en la resolución impugnada se hayan aplicado normas en las que se sustente la razón de decidir sobre las que no exista jurisprudencia (art. 88.3.a) LJCA).

-Cuando la resolución impugnada se aparte deliberadamente de la jurisprudencia existente al considerarla errónea (art. 88.3.b) LJCA).

-Cuando la sentencia recurrida declare nula una disposición de carácter general, salvo que ésta, con toda evidencia, carezca de trascendencia suficiente (art. 88.3.c) LJCA).

-Cuando la sentencia recurrida resuelva recursos contra actos o disposiciones de los organismos reguladores o de supervisión o agencias estatales cuyo enjuiciamiento corresponde a la Sala de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional (art. 88.3.d) LJCA).

-Cuando la sentencia recurrida resuelva recursos contra actos o disposiciones de los Gobiernos o Consejos de Gobierno de las Comunidades Autónomas (art. 88.3.e) LJCA).

No obstante, en los casos de ausencia de jurisprudencia (art. 88.3.a) LJCA), de recursos contra actos o disposiciones de los organismos reguladores o de supervisión o agencias estatales cuyo enjuiciamiento corresponde a la Sala de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional (art. 88.3.d) LJCA) y de recursos contra actos o disposiciones de los Gobiernos o Consejos de Gobierno de las Comunidades Autónomas (art. 88.3.e) LJCA), el recurso de casación podrá ser inadmitido cuando el Tribunal aprecie que el asunto carece manifiestamente de interés casacional objetivo para la formación de jurisprudencia (art. 88.3, último párrafo, LJCA).

Conviene insistir, pues, en que la apreciación por el Tribunal de interés casacional objetivo para la formación de jurisprudencia se convierte en la piedra angular del nuevo recurso de casación.

José Ignacio Rubio de Urquía