La Comisión de Expertos creada en febrero de 2017 para estudiar y proponer una reforma del sistema de financiación local ha rendido su informe el 26 de julio último, visto el cual se observa que, por lo que a la materia tributaria se refiere, el mismo considera la totalidad de ésta, dedicando al IAE las siguientes consideraciones:

Dígase como cuestión previa que la postura que adoptan los Expertos es de difícil entendimiento, al menos para nosotros, pues tras realizar una demoledora crítica del tributo, con la que podríamos estar bastante de acuerdo, y tras formular tres posibles alternativas, mantener el impuesto, suprimir la fiscalidad sobre la actividad económica y crear un impuesto nuevo sobre esa materia, la Comisión se decanta por la primera de ellas. Sea como fuere, las propuestas de los Expertos, en el marco de la alternativa elegida, son susceptibles de ser sintetizadas como sigue:

En el ámbito del hecho imponible, se deberían exigir la habitualidad y el ánimo de lucro.

En el ámbito del sujeto pasivo, se propone reintegrar a las personas físicas en la tributación efectiva por el impuesto.

Se propone rebajar el umbral de la exención, parece que se refiere a personas jurídicas; y a efectos censales, se propone establecer un límite mínimopor debajo del umbral de exención.

Se propone asignar cuota nacional a los grandes comercializadores de servicios básicos.

Se proponen algunas medidas para simplificar la operativa liquidatoria del impuesto, centradas, principalmente, en la regulación del elemento tributario constituido por la superficie del local en el que se ejerce la actividad económica gravada.

Se sugiere la conveniencia de revisar periódicamente las Tarifas y la Instrucción del impuesto.

Se sugiere Paliar las ineficiencias de la gestión compartida y simplificar el régimen de impugnación.

De vuelta a la dificultad en el entendimiento de la postura de los Expertos, nos parece que muchas de las medidas que se proponen son claramente incompatibles con el mantenimiento del carácter censal del impuesto por el que se aboga.

(Continúa en la NOTA siguiente)

José Ignacio Rubio de Urquía