Con fundamento en el artículo 17 LCI, los Ayuntamientos liquidan el IIVTNU aplicando el valor catastral fijado al terreno con anterioridad al devengo del impuesto, pero notificado al sujeto pasivo con posterioridad a esa fecha. Es esta una práctica que todavía hoy sigue siendo de general aceptación, si bien la misma viene siendo denunciada desde hace tiempo por algunos sectores doctrinales.

Haciéndose eco o no de las voces surgidas de esos sectores doctrinales, no se sabe ni interesa, el TS se pronunció al respecto en STS de 12 de enero de 2008, único pronunciamiento del Alto Tribunal en la materia hasta la fecha; y lo hizo en sentido contrario al de la “praxis” referida, esto es, estableciendo como criterio que el IIVTNU no se puede liquidar sobre la base de un valor catastral no notificado al sujeto pasivo con anterioridad al devengo del impuesto, ni siquiera en el caso de que dicho valor catastral hubiere sido fijado en ese periodo anterior.

Al tiempo de hacerse pública la STS reseñada, en algunos ámbitos se advirtió que el pronunciamiento que la misma conllevaba tendría gran impacto en la gestión del IIVTNU; mientras que en otros ámbitos se restó importancia al fallo de referencia, aduciendo que el mismo no sería atendido ni reiterado. Pues bien: efectivamente, los Ayuntamientos no han atendido la doctrina sentada por el TS; pero, en cambio, los órganos judiciales sí lo están haciendo. Sirva de ejemplo, en este último caso, una reciente sentencia del TSJ de Madrid, concretamente la STSJ de 6 de abril de 2010, en la que, partiendo de la interpretación del TS, aquel órgano judicial reitera que el IIVTNU no se puede aplicar sobre la base de un valor catastral no notificado al sujeto pasivo con anterioridad al devengo del impuesto.

José Ignacio Rubio de Urquía