En la NOTA DE ACTUALIDAD 77 (Refª 77: 21-12-10), al referir las medidas fiscales aprobadas por la CAA, mediante Ley 11/2010, dirigidas a reducir el déficit público y a la sostenibilidad, quedó reseñado que una de esas medidas está constituida por la creación de un “Impuesto sobre las Bolsas de Plástico de un Solo Uso en Andalucía”.

El mencionado tributo encuentra su régimen legal en el artículo 7 de la citada Ley 11/2010, pudiéndose sintetizar sus aspectos más significativos como sigue:

 -El impuesto se configura, presuntamente, como un tributo de carácter extrafiscal y finalidad medioambiental.

-El hecho imponible del impuesto está constituido por el suministro de bolsas de plástico de un solo uso por un establecimiento comercial, entregadas a los consumidores para el transporte de las mercancías adquiridas.

-Se atribuye la condición de sujeto pasivo del impuesto, a título de contribuyente, a la persona o entidad titular del establecimiento comercial que suministre las bolsas de plástico.

-La base imponible del impuesto está constituida por el número de bolsas suministradas durante el periodo impositivo; y la cuota tributaria resulta de la aplicación del tipo de gravamen. A su vez, éste se concreta, para el ejercicio de 2011, en la cantidad de cinco céntimos de euro por cada bolsa suministrada; y, para el ejercicio 2012 y posteriores, en la cantidad de diez céntimos de euro por cada bolsa suministrada.

-En general, el periodo impositivo coincide con el año natural; y, en general, el impuesto se devenga el 31 de diciembre.

-Los sujetos pasivos, es decir, los titulares de los establecimientos comerciales, deben repercutir el importe total del impuesto sobre los consumidores, quienes quedan obligados a soportar la repercusión. Además, el referido importe debe figurar en la factura, recibo o justificante correspondiente, como concepto independiente, con indicación del número de bolsas entregadas.

En una primera aproximación al régimen legal arriba sintetizado, es altamente probable que, llegado el caso, el tributo de referencia supere el control de constitucionalidad que sobre el mismo pueda ejercer el TC; lo que no significa, en modo alguno, que no se adviertan motivos suficientes para abogar por su inconstitucionalidad.

La CAA no se ha quedado sola en el establecimiento de un tributo como el que se acaba de sintetizar, pues a la misma se ha sumado la CACANT, la cual, por medio de su Ley 11/2010, ha creado y regulado el “Impuesto sobre las Bolsas de Plástico de un Solo Uso”.

El mencionado tributo encuentra su régimen legal en el artículo 1 de la citada Ley 11/2010, pudiéndose afirmar que dicha regulación es prácticamente idéntica a la del impuesto andaluz, con las tres diferencias significativas siguientes:

-Aunque el hecho imponible del impuesto se configura como el del tributo andaluz, el régimen de exenciones es más amplio que el de éste.

-El tipo de gravamen es de cinco céntimos de euro por cada bolsa entregada; y ello sin distinguir, como hace la norma andaluza, entre el ejercicio de 2011, por un lado, y el ejercicio de 2012 y posteriores, por otro.

-Estando configurado el periodo impositivo en los mismos términos que en el caso andaluz, esto es, coincidiendo aquél con el año natural, el tributo se devenga, sin embargo, no el 31 de diciembre sino el 1 de enero.

 Al igual que en el caso anterior, en una primera aproximación al régimen legal del impuesto cántabro,  es altamente probable que, llegado el momento, el tributo de referencia supere el control de constitucionalidad que sobre el mismo pueda ejercer el TC; lo que no significa, en modo alguno, y también como en el caso anterior, que no se adviertan motivos suficientes para abogar por su inconstitucionalidad.

 José Ignacio Rubio de Urquía