No es poco lo que se ha ido apuntando en estas NOTAS DE ACTUALIDAD respecto de la tasa que, bajo la protección del TS, los Ayuntamientos están exigiendo a las empresas de telefonía móvil por el aprovechamiento especial del dominio público municipal.

La penúltima referencia a esta cuestión se hizo en la NOTA DE ACTUALIDAD 69 (véase Refª 69: 26-10-10), en la que se reseñó un informe de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones donde se pone de manifiesto el extremo al que se ha llegado en la desnaturalización del instituto mismo de la tasa.

Y la última referencia a dicha cuestión se ha hecho en la NOTA DE ACTUALIDAD 83 (véase Refª 83: 1-2-11), donde se han reseñado varios Autos del TS planteando sendas cuestiones prejudiciales, ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, respecto de la compatibilidad de la tasa con el ordenamiento comunitario.

En el orden interno, la gran controversia se centra en torno al método de cálculo fijado en las Ordenanzas fiscales para determinar la cuantía de la tasa, pues no pocas de aquéllas utilizan métodos que llegan a un resultado análogo al del 1,5% de los ingresos brutos procedentes de la facturación de las empresas en el respectivo término municipal, siendo el caso que los servicios de telefonía móvil están excluidos de ese régimen especial de cuantificación de las tasas por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público local (art. 24.1.c) LHL).

Pues bien, en este último orden de ideas, en reciente sentencia de 13 de diciembre de 2010, el TSJ de Castilla y León, sede de Burgos, ha sentado como criterio el de que, en efecto, el método de cuantificación de la tasa a que se viene haciendo referencia no puede arrojar un resultado análogo al que resultaría de aplicar el régimen especial de cuantificación contenido en el citado artículo 24.1.c) LHL.

Como se apuntó en la antes aludida NOTA DE ACTUALIDAD 83, parece claro que todavía no se ha dicho la última palabra en relación con la tan polémica tasa exigida a las empresas de telefonía móvil.

José Ignacio Rubio de Urquía