Es esto lo que se dice en el preámbulo de la Orden Foral respecto de la materia que dicha norma regula:

 

La disposición adicional undécima a la Norma Foral 2/2005, de 8 de marzo, General Tributaria del Territorio Histórico de Gipuzkoa establece una obligación de suministro de información sobre bienes o derechos situados en el extranjero.

El Reglamento por el que se desarrollan determinadas obligaciones tributarias formales, aprobado por el Decreto Foral 47/2013, define en sus artículos 53, 54, 69 y 70, los obligados tributarios, los supuestos en que surge la obligación de declarar y el contenido de la declaración entre otros aspectos.

La Orden Foral 1094/2013, de 19 de diciembre, por la que se aprueba el modelo 720, declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero, así como sus formas de presentación y diseños lógicos, y se modifica el modelo 190, aprobó el modelo para dar cumplimiento a dicha obligación de suministro de información.

El Decreto Foral 12/2021, de 5 de octubre, por el que se modifican determinados reglamentos de desarrollo de la Norma Foral General Tributaria ha incluido diversas modificaciones en el referido reglamento y, en particular, en los mencionados artículos 53, 54, 69 y 70.

En primer lugar, ha modificado la periodicidad de la obligación de información, estableciéndose que, salvo en el caso de los bienes inmuebles, deberá informarse anualmente del conjunto de los bienes y derechos en el extranjero, agrupados por categoría, siempre que por cada categoría se supere el umbral de 50.000 euros. Cuando el suministro de información se refiera únicamente a bienes inmuebles y derechos sobre los mismos, se mantiene la regla anterior y en los años sucesivos solo existirá obligación de declarar cuando aquellos experimenten un incremento superior a 20.000 euros respecto del que determinó la presentación de la última declaración, salvo que ese año la o el contribuyente tenga obligación de informar sobre cualquiera de las otras categorías de bienes, en cuyo caso, también deberá informar sobre los bienes inmuebles o derechos sobre los mismos, aunque no exista un incremento de valor superior a 20.000 euros.

En segundo lugar, el decreto foral ha modificado el plazo para dar cumplimiento a la obligación de suministro de información sobre bienes y derechos en el extranjero y, por consiguiente, de presentación del modelo 720. En adelante, este plazo será del 1 de abril al 30 de junio.

En tercer lugar, el decreto foral ha aclarado que, a efectos de la obligación de presentar la declaración informativa anual, en lo referente a las monedas virtuales será el valor conjunto de todas las monedas virtuales el que deberá superar la cifra de 50.000 euros.

Por otra parte, los ocho años transcurridos desde la aprobación del primer modelo 720, y la evolución que ha tenido el marco regulador de la obligación de relacionarse con la Administración tributaria foral por medios electrónicos, aconseja actualizar el artículo regulador de la forma de presentación por Internet del modelo 720 y homogeneizar su contenido al del resto de modelos informativos.

La inclusión de todas estas modificaciones hace aconsejable la aprobación de una nueva orden foral reguladora del modelo 720 y sus formas de presentación y diseños lógicos.”