Es esto lo que se dice en el preámbulo de la Orden Foral respecto de la materia que la norma regula:

“La normativa actual de los modelos informativos prevé la presentación por soporte directamente legible por ordenador, pero dada la obsolescencia de determinados soportes físicos, además de la obligación a una presentación presencial, se pretende sustituir este tipo de presentación por un formulario que permita la presentación de ficheros comprimidos para declaraciones con volumen excesivo que no permiten la presentación por su correspondiente formulario habitual.

Se trata de eliminar la opción de presentación de grandes declaraciones, en cuanto a volumen de información, mediante carátula de impreso más soporte legible por ordenador. Esta opción de presentación, se reserva con carácter obligatorio para declaraciones con más de 12.000 registros, normalmente modelos informativos, en el segundo párrafo del artículo 3 de la Orden Foral 132/2009, de 3 de julio.

La competencia de la consejera de Economía y Hacienda deriva de las distintas habilitaciones recogidas en la Ley Foral 13/2000, de 14 de diciembre, General Tributaria, así como de las contenidas en el Decreto Foral 50/2006, de 17 de julio, por el que se regula el uso de medios electrónicos, informáticos y telemáticos (EIT) en el ámbito de la Hacienda Tributaria de Navarra.”