Es esto lo que se dice en el preámbulo de la Orden de referencia:

“La Ley 34/2015, de 21 de septiembre, de modificación parcial de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria estableció, a través de la disposición final séptima, la creación de la tasa estatal por la prestación de servicios de respuesta por la Guardia Civil en el interior de las centrales nucleares u otras instalaciones nucleares.

En correspondencia con lo señalado, el Real Decreto 1308/2011, de 26 de septiembre, sobre protección física de las instalaciones y los materiales nucleares, y de las fuentes radiactivas, tras la modificación efectuada por el Real Decreto 1086/2015, de 4 de diciembre, implanta las «Unidades de Respuesta», que se definen como unidades especializadas de la Guardia Civil, preparadas para proporcionar una respuesta de entidad adecuada en caso de materialización de las amenazas antisociales de origen humano que puedan determinar o elevar el riesgo de robo o sabotaje.

La Orden INT/1658/2016, de 30 de septiembre, aprobó el modelo de autoliquidación y pago de la tasa estatal por la prestación de servicios de respuesta por la Guardia Civil en el interior de centrales nucleares u otras instalaciones nucleares.

En el apartado 5 de la citada disposición final séptima de la Ley 34/2015, de 21 de septiembre, se determinó la cuantía de la tasa por agente y año y, asimismo, que las cuantías podrían ser modificadas y actualizadas por Orden del Ministerio del Interior, previo informe favorable de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, y de los entonces Ministerios de Industria, Energía y Turismo (actual Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico) y de Hacienda y Administraciones Públicas (hoy Ministerio de Hacienda). En todo caso, trascurrido el periodo de implantación de las Unidades de Respuesta, las cuantías deberían ser revisadas al objeto de hacer frente exclusivamente a los gastos de mantenimiento de las citadas Unidades.

Dado que el despliegue de las Unidades de Respuesta de la Guardia Civil para prestar servicios de protección a instalaciones nucleares se ha llevado a cabo de forma progresiva, el proceso se inició con cinco Unidades de Respuesta, de las cuales, una de ellas ha finalizado su fase de despliegue e implantación, mientras que existen otras cuatro que aún están en una fase recién iniciada, de ahí que deba procederse a la actualización de la cuantía de la tasa.

En definitiva, mediante esta orden se da cumplimiento a lo dispuesto en el apartado 5 de la precitada disposición final séptima y se revisa la cuantía de la tasa, para adaptarla a los incrementos retributivos del personal en el caso de las Unidades de Respuesta en fase de implantación, y para reducirla en el caso de las Unidades de Respuesta ya implantadas.

(……)”