Cuestión:

“Confirmar, completar, precisar o, en su caso, corregir nuestra jurisprudencia en interpretación de los artículos 23 a 25 del Real Decreto Legislativo 1/2004, de 5 de marzo, que aprueba el Texto Refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario, a fin de aclarar el alcance y la extensión que deba tener la motivación de las Ponencias de Valores.

En particular se trata de aclarar si en la ponencia de valores debe motivarse de forma circunstanciada expresando cuáles son las concretas circunstancias que han llevado a la atribución de un determinado valor catastral (es este caso, valor de calle) o si, por el contrario, esta motivación específica debe realizarse en el acto de asignación individual de valor catastral; con las consecuencias que de ello deriva por lo que concierne a la recurribilidad de la ponencia de valores en cuanto a los motivos de impugnación.”

Doctrina establecida:

“(…) no es preciso que la ponencia de valores exprese cuáles son las concretas circunstancias que han llevado a la atribución de un determinado valor catastral. Esta motivación específica debe realizarse en el acto de asignación individual de valor catastral.”